Saber esperar

Si hay una capacidad que considero meritoria es la de saber esperar. Infinitas habilidades no están a mi alcance, desde luego, pero suelen ser menos útiles para afrontar la vida, y seguramente repercuten menos en la felicidad. Cada cual va aprendiendo como puede, pero sí tengo claro que en esto, como en tantas otras cosas, los humanos partimos de cero.zapatilla de inés

Igual que todos los niños, Inés vive con urgencia sus necesidades y deseos. Quiere teta, quiere jugar, correr, pintar, agua… y lo quiere todo YA. Me recuerda a mí misma, que puedo asegurar que, con mucho más rodaje, la paciencia sigue sin figurar entre mis cualidades.

Impacientes las dos, algo fundamental nos separa. Inés no es consciente de poseer el inmenso tesoro de todo el tiempo por delante, la página en blanco, todavía sin logros, sin culpas ni errores. Me maravilla cada día su ansia por vivir y disfrutar sin límites, como si no quedara tiempo y todo fuera a acabarse. Cuatro décadas después y con bastantes borrones, intento persuadirla sin mucho éxito de que a veces conviene ir un poco más despacio.

Sé que el tiempo logrará con hechos lo que yo no consigo con palabras. Comprobará que a veces esperar es bueno, otras veces necesario y muchas, las más, no queda más remedio. Y un día, en la mitad del camino, caerá en la cuenta de la ironía de ese tiempo que se vive con urgencia cuando más se tiene, y con calma cuando está a punto de agotarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s