Estar ahí

Hablando de golpes, tan importante es la suerte en la caída como tener cerca unos brazos amados que te consuelen. Alguien me aconsejó el otro día salir a partir de ahora bien provista de tiritas. Parece que con el mágico refuerzo de un beso su poder sanador es casi infinito ante cualquier percance infantil, hasta el punto de que, pasado el susto, la pequeña víctima sale disparada en busca de nuevos peligros.

En esto no cambiamos mucho al crecer. Llamamos a nuestra madre cuando vamos a morir, porque seguimos necesitando su protección aunque de la infancia no queden ya ni recuerdos. Hasta que llega ese momento, otros brazos nos hacen más leve la carga de existir, sobre todo cuando vienen mal dadas y falla la ilusión, o las ganas, o todo. Pero una vez sucede que esperamos a alguien y no viene, y descubrimos que a veces lo peor de caer no es el golpe, sino la dolorosa ausencia de los que considerábamos imprescindibles.

Con el tiempo, aprendemos casi siempre a eso que llamamos relativizar y que en realidad significa tratar de que no nos afecten demasiado nuestras propias imperfecciones. Las veces que otros fallaron; las que nosotros estuvimos a la altura, sin ni siquiera ser conscientes. Llamamos madurar a resignarnos a que la vida es así y las cosas hay que tomarlas como vienen. Pero con las ausencias constatamos en carne propia la importancia de estar en el momento preciso, de tender la mano, de estar ahí.

corazón roto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s