Cuentos de hadas

Muchas veces me dijeron y siempre me resistí a creer que las niñas viven, al menos por un tiempo, una ‘etapa rosa’. No se trata de una época pictórica, sino de la acusada preferencia por este color y por todo lo que se ha entendido tradicionalmente como femenino. La cuestión me vino a la mente el sábado de carnaval mientras trataba de convencer a Inés para que se pusiera un disfraz de payaso y relegaba a un segundo plano el de ‘reina de las hadas’. Muy a mi pesar, los intentos de manipulación sirvieron de poco y un rato después salíamos a la calle con corona y vestido largo. El número de princesas esa tarde superaba con creces al de un enlace real; parece que mi hija no era la única plebeya con aspiraciones.

Mucho se habla, y con razón, de las intrincadas raíces que siguen sustentando una sociedad desigual en la que ser mujer equivale a discriminación. Las causas van de lo evidente a lo sutil: actitudes sexistas en la familia, educación segregadora, juguetes, cuentos y películas románticas. Quizá si en el cine amar no equivaliera a sufrir habría menos tolerancia al maltrato, si el juego fuese libre no perpetuaríamos roles, con menos cuentos de hadas nadie esperaría príncipes azules.

20160214_124208

Sueño con que mi hija viva en un mundo sin diferencias en el que las muertes por maltrato sean un estigma del pasado. Soy consciente de mi responsabilidad porque en la infancia cada detalle importa, sienta las bases del adulto que reproducirá viejos roles o luchará por mejorar las cosas. ¿Puede la desigualdad comenzar en un disfraz de princesa? Seguramente sí: los cuentos de hadas marcaron a fuego a mi generación y las siguientes. Pero Inés no conoce a Blancanieves, ni sabe que la Bella Durmiente esperó durante cien años; me pregunto qué ve en ese vestido lleno de volantes y brillos. Quizá le atraiga sólo porque es lo opuesto a su vida real, porque una prenda o un color no significan nada hasta que la experiencia los va llenando de connotaciones. Y ahí está nuestro reto: cambiar la historia y eliminar los modelos que tanto daño hicieron, educar mujeres fuertes que serán lo que quieran, princesas o plebeyas, pero siempre libres.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s